The Godfather

Cine de verano

Le haré una oferta que no podrá rechazar: El Padrino

    Película excepcional, la trilogía entera, considerada por la crítica como una de las mejores, si no la mejor en la historia de la cinematografía universal y a la que acompañó el éxito económico desde el primer momento.

    Es un análisis psicológico profundo que desde una narración compleja se adentra en las pasiones  y en los hilos que mueven a los hombres a enfrentarse desnudos a la vida. El ser humano actúa en su itinerario existencial desmesuradamente, tanto desde la perspectiva de la superviviencia como desde la ambición, ya sea desde el amor a los orígenes como desde la maldad a todo aquello que interfiera en su camino. La familia, la lealtad o la traición, la pasión carnal, el desencanto, el amor paterno, el sufrimiento o el fratricidio que comete el cainita Michael Corleone sobre Freddo son cuadros de un vasto retablo barroco que escupe la aventura vital del mafioso don Vito Andolini Corleone.

    Francis Ford Coppola representa en Don Vito la tragedia de El Rey Lear, de William Shakespeare.  En la obra del escritor inglés se escenifica el crepúsculo de un rey anciano, cuyo reino se rompe por las disputas entre sus tres herederas. De las tres hijas llamadas a preservar el trono es la menor, la que parece menos preparada, la que al final  vence.

1433342671897

Según  cuenta el periódico argentino INFOBAE el 31 de julio de 2017 y coincidiendo con el 45 aniversario de la película, Coppola ha anunciado que rodará El Padrino IV

    En la película, es el joven Michael (el más pequeño e inexperto de los Corleone), el que heredará el mando de la familia por los errores o incapacidades de sus hermanos mayores. Y es el que tendrá que enfrentarse a la vida con la brutalidad que le impone asumir un reinado inesperado. Un rey al que el destino le responsabilizará de conseguir lo mejor para los suyos y que se transformará en un monarca cruel, sagaz, imperturbable, verdugo despiadado y sanguinario, que decide por todos porque perpetuar su dinastía le convierte en un monstruo. Las terribles decisiones que tomará influirán a lo largo de su periplo vital y le llevarán al fracaso tanto en su matrimonio como con sus hijos. Como si la ruleta de la vida le castigara señalándole con el pulgar invertido de la negra parca. Las responsabilidades que el destino le había asignado son de una gravedad incompatible con una existencia ordinaria. Ese juego, esa baraja en las que las cartas están mezcladas y los ases a veces pierden con la sota, o  tras la apariencia de un triunfo tan solo se esconde un dos de bastos.

    Podría servir la  narración de los crímenes y asesinatos cometidos por los Corleone que se reflejan en la parte I (1972) para indicar que vemos una película sobre la mafia;  que la corrupción de policías, políticos o jueces, o la denuncia de fraudes económicos o la intervención de las diferenes familias mafiosas en la política cubana y en los sobornos a los dictadores que se muestran en la parte II (1974) nos hablan de una película sobre el crimen organizado; o que la turbiedad delictiva del siniestro Banco Vaticano y la misteriosa muerte del Papa Juan Pablo I que se exponen en la parte III (1990) son una denuncia contra las oscuras prácticas económicas y ecuménicas que practica la Iglesia católica.

    Pero hay algo más que esos vehículos conductores. Es la maldad terrible y consustancial al hombre, su inmensa capacidad de hacer daño, de provocar odio, de destruir la vida lo que expone con crudeza la película. No es nada personal, solo son negocios

    La trilogía se desarrolla mayoritariamente en escenarios interiores, en ambientes bañados de una tenue luz amarillenta, como si el psicoanálisis de los personajes se dirimiera en el escenario opaco y claustrofóbico de un confesionario. Las erinias furiosas se mostrarán implacables con los pecados de Michael, al que reclamaran el sacrificio de su prenda más preciada, la bella Mary (Sofía Coppola, que interviene en las tres películas), completando trágicamente su periplo vital, atormentado por el fracaso al que le ha llevado toda una vida de crímenes. No conseguirá la remisión de sus pecados, solo un dolor inmenso.

frame_elpadrino1

    El cuadro de actores de la trilogía es en sí mismo una antología de la interpretación cinematográfica: Marlon Brando, Robert de Niro, Al Pacino, Diane Keaton, Robert Duvall, James Caan, Talia Shire, John Cazale, Andy García…

    Las ocho horas  y cuarenta y siete minutos que dura la trilogía se nos hacen cortas porque ese retablo que Coppola nos cuenta es tan fantástico y tan parecido a nuestra existencia que la historia de la humanidad, la historia de la maldad, se refleja en cada plano de las tres películas con la veracidad de la tragedia que a todos nos señala desde que nacemos. Como anécdota decir que Coppola tiene el buen gusto de acabar la parte III, y por tanto la trilogía con el intermezzo de la Cavalleria Rusticana, de Pietro Mascagni, un músico maldito que coqueteó con el fascismo de Mussolini y que murió en la indigencia poco después que el dictador, en agosto de 1945.

    Genial Francis Ford Coppola, The Godfather (I, II, III), una historia capital para entender el cine y para entender la vida. Un buen plan para pasar estas tardes tórridas del verano que estamos sufriendo.

Actualizado el 31 de julio de 2017 por Gabriel de Araceli


El_padrino


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s